15.5 C
Lima
viernes, julio 19, 2024
Google search engine
InicioComunicadosPerú y el cobre: Un protagonista en la vanguardia de la transición...

Perú y el cobre: Un protagonista en la vanguardia de la transición energética mundial.

A pesar de los desafíos, el metal rojo continúa siendo una columna vertebral en el avance hacia una energía más limpia.

En medio de fluctuaciones y desafíos, el cobre peruano sigue siendo una piedra angular para la descarbonización global, posicionando al país como una potencia en el escenario minero internacional.

El cobre, también conocido como el «metal rojo», no sólo tiene un color distintivo sino que también desempeña un papel crítico en el escenario global de energías limpias. Este metal es crucial para la descarbonización y representa una vía para que el Perú refuerce su posición como un pilar en el mercado de minerales a nivel mundial. Sin embargo, como en cualquier gran esfuerzo, los obstáculos son inevitables.

Históricamente, la producción de cobre en Perú ha experimentado fluctuaciones significativas. El inquietante retraso en el desarrollo de proyectos mineros, la mayoría centrados en el cobre con inversiones que ascienden a 53 mil millones de dólares, ha creado una atmósfera de preocupación en la comunidad minera del país, principalmente debido a las expectativas que, hasta ahora, no parecen muy prometedoras.

Luis Miguel Incháustegui, quien ha servido como Ministro de Energía y Minas, reflexionó sobre el panorama reciente de las mineras cupríferas en el 2022. Para él, este período fue particularmente notable debido al comienzo de las operaciones en la mina Quellaveco y el auge en los precios de los minerales, particularmente del cobre. Sin embargo, advirtió: “Debido a los continuos conflictos sociales en el corredor minero del sur, la producción no fue la deseada”.

En este contexto, Guillermo Shinno, Exviceministro de Minas, respaldó esta percepción, señalando que, a pesar de los desafíos, el año pasado fue positivo para el sector. “Si lo vemos a nivel de producción, se tuvo un incremento cercano del 5% con respecto a la producción del año 2021, y esto es debido al inicio de operaciones de las unidades mineras de Marcobre y Quellaveco, así como el incremento de producción de Cerro Verde y Toromocho”. No obstante, recalcó la perturbación causada por las protestas sociales, especialmente en Las Bambas, que estuvo inactiva casi dos meses durante 2022.

Mirando hacia el 2023, Shinno es optimista, a pesar de las paralizaciones tempranas en el año. Él espera un aumento en la producción de cobre de aproximadamente el 15%, respaldado principalmente por la plena operación de proyectos como Marcobre y Quellaveco.

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) coincide con este optimismo. Estiman que la producción de cobre para este año en el país alcance los 2,8 millones de toneladas, superando en 400 mil toneladas a la del año anterior.

No obstante, es fundamental reconocer los retos que han surgido. Las paralizaciones tempranas debido a protestas antigubernamentales, así como problemas climáticos en los primeros dos trimestres del año, han desviado la producción minera de sus metas iniciales.

En conclusión, aunque el camino hacia una transición energética más limpia está lleno de obstáculos, el cobre peruano, con su potencial y significado en este escenario global, sigue siendo una esperanza brillante para el país y el mundo.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments